La alergia a los alimentos se presenta cuando el sistema inmunológico reconoce a un alimento como sustancia extraña, ocasionando una respuesta exagerada del organismo para tratar de eliminar el alimento. Dicha respuesta en ocasiones puede ser tan severa que ocasiona la muerte.

Entre los adultos, los alimentos que más desencadenan reacciones alérgicas son:

  • Pescado y mariscos, como camarones, langosta y cangrejo
  • Maní o cacahuate
  • Frutas secas, como las nueces
  • Los huevos
  • Tomate rojo o jitomate

Los alimentos problemáticos para los niños son:

  • Los huevos
  • La leche (especialmente en los lactantes y los niños pequeños).
  • El maní o cacahuate.
  • El chocolate
  • Las fresas
  • El azúcar
  • Los colorantes artificiales
  • Los conservadores

Algunas veces, una reacción a un alimento no es alergia. Con frecuencia se trata de una reacción llamada “intolerancia alimenticia”. El sistema inmunológico no causa los síntomas clásicos de la intolerancia a los alimentos. Sin embargo, estos síntomas pueden verse y sentirse como los síntomas de una alergia.

 
La alergia alimentaria tiene más probabilidades de desarrollarse en quienes tienen familiares con alergias. Los síntomas pueden producirse luego del consumo de una pequeña cantidad de alimentos alérgenos.

La mayoría de los alérgenos pueden causar reacciones aún luego de haber sido cocinados o haber sido digeridos en los intestinos. Hay algunas excepciones. Por ejemplo, algunos alérgenos (normalmente las frutas y verduras) causan reacciones alérgicas solo si se comen crudos. Los síntomas normalmente se limitan a la boca y a la garganta.

 

En algunos grupos alimentarios, en especial las nueces y los frutos de mar, la alergia a un miembro de esa familia puede dar como resultado que la persona sea alérgica a otros miembros del mismo grupo. Ello se conoce como reactividad cruzada.

 

La reactividad cruzada no es tan común con alimentos de los grupos animales. Por ejemplo, las personas que tienen alergia a la leche de vaca generalmente pueden comer carne, y los pacientes alérgicos a los huevos normalmente pueden comer pollo.

 

Los mariscos, crustáceos (camarones, cangrejo y langostas) son los que tienen más probabilidad de causar una reacción alérgica. Los moluscos (almejas, ostras, vieiras, mejillones, abulones, etc.) pueden causar reacciones alérgicas, pero las reacciones a estos mariscos son menos frecuentes. Ocasionalmente, las personas son alérgicas a ambos tipos de mariscos.

 

Síntomas de reacciones alérgicas a los alimentos
 

Los síntomas de reacciones alérgicas a los alimentos generalmente se ven en diferentes lugares y de diferentes formas. Es así, como una alergia a los alimentos puede ocasionar en una persona:

  1. Comezón generalizada.
  2. Aparición de ronchas
  3. Inflamación de los labios, lengua, boca, cara, cuello y/o brazos.
  4. Vómitos y diarrea.
  5. Apatía y sueño.
  6. Distención abdominal
  7. Pérdida de la memoria reciente.
  8. Estreñimiento.
  9. Vértigo y zumbido en los oídos.
  10. 10. Déficit de atención e hiperactividad.
  11. 11. Anafilaxis

Reacciones alérgicas graves
 

La anafilaxia es una reacción alérgica grave que se produce con mucha rapidez. Sin un inmediato tratamiento, inyección de epinefrina (adrenalina) y atención médica, la anafilaxia puede ser fatal. Es esencial la atención médica de urgencia.

 

Los síntomas de anafilaxia pueden incluir dificultades para respirar, mareo o pérdida de la conciencia. Si tiene alguno de estos síntomas, en especial luego de comer, busque atención médica de inmediato (llame al número de urgencias de su localidad). No espere para ver si desaparecen sus síntomas o si se mejoran solos.

 
Diagnóstico
 
Un alergista es el profesional más calificado para diagnosticar la alergia a los alimentos. Su alergista hará una completa historia clínica, seguida por un examen físico. Es probable que le consulten sobre los contenidos de los alimentos, la frecuencia, la estacionalidad, la gravedad y naturaleza de sus síntomas, y la cantidad de tiempo transcurrida entre la ingestión de un alimento y las reacciones.
 

En este caso lo más recomendable es realizar pruebas alérgicas a los alimentos. Estas pruebas pueden ser realizadas en piel. Sin embargo, hoy en día las mejores pruebas son las realizadas en sangre (a partir de una muestra de sangre) y el laboratorios altamente especializados y son conocidas como RAST (solicite más información al teléfono: 506-25-60-80-01 con la Dra. Alexa)

 

Curándose de las alergias alimentarias

 

La mayoría de los niños se curan de las alergias a la leche de vaca, huevos, soya y trigo, incluso si tienen antecedentes de reacciones graves. Aproximadamente un 20% de los niños con alergia al maní la superan. Aproximadamente un 9% de los niños con alergia a las nueces la superan. Su alergista puede ayudarlo a saber cuándo su hijo/a podría superar la alergia alimentaria.

 

Tratamiento
 

El mejor modo de tratar las alergias alimentarias es evitar los alimentos que desencadenan su alergia. Si bien, se ha demostrado que oler la manteca de maní no causará una reacción, a veces los alérgenos de los alimentos se transmiten por el aire, en especial en el vapor, y pueden causar reacciones. Suelen causarse alergias cuando se hierven mariscos o cuando se cocinan a fuego lento.

 

Siempre consulte sobre los ingredientes cuando coma en restaurantes o cuando coma alimentos preparados por familiares o amigos.

 

Lea las etiquetas médicas con atención. Estados Unidos y algunos otros países exigen que se listen los ocho alérgenos importantes en un lenguaje simple, por ejemplo que diga: “leche” en lugar de un nombre científico o técnico, como “caseína”.

 

Si usted se conoce alérgico a algún alimento, lleve siempre epinefrina inyectable y antihistamínicos, y sepa cómo usarlos para tratar reacciones de emergencia. Enseñe a los miembros de la familia y a otras personas cercanas cómo usar la epinefrina, y use una pulsera de identificación que alerte sobre su alergia. Si se produce una reacción, que alguna persona lo lleve a un servicio de urgencias médicas, aún si los síntomas disminuyen. Luego, consulte a un alergista para que se ocupe del seguimiento.

 
Consejos para la salud

  • Los alimentos alérgenos más comunes son las proteínas en la leche de vaca, los huevos, el maní, el trigo, la soja, el pescado, los mariscos y las nueces.
  • Un alergista es el profesional más calificado para diagnosticar la alergia alimentaria. Los exámenes realizados por un alergista a menudo ayudan a determinar si los alimentos están causando los síntomas.
  • Algunas alergias alimentarias se pueden superar.
  • El mejor tratamiento es evitar los alimentos que causan la reacción.
  • Lea las etiquetas de los alimentos cuidadosamente y consulte sobre los ingredientes en los restaurantes, o cuando coma alimentos preparados por otra persona.

“Una debida atención médica especializada, puede marcar la diferencia entre sufrir con una enfermedad alérgica y sentirse mejor”.