Si usted tiene alergias, quizás se pregunte si las vacunas contra la alergia son el mejor tratamiento para usted. A nadie le divierte tener que aplicarse vacunas, pero la posibilidad de librarse de los síntomas de alergia hace que pueda valer la pena tener que hacerlo.

 

Las alergias son el resultado de una reacción en cadena que comienza en el sistema inmunológico. El sistema inmunológico controla el modo en que el cuerpo se defiende. Por ejemplo, si usted tiene alergia al polen, su sistema inmunológico identifica al polen como invasor o alérgeno. Su sistema inmunológico sobrerreacciona produciendo anticuerpos llamados Immunoglobulina E (IgE). Estos anticuerpos viajan a las células que liberan químicos, y causan una reacción alérgica.

 

Las vacunas contra la alergia (o inmunoterapia) tienen por objetivo aumentar la tolerancia a los alérgenos que disparan sus síntomas cada vez que usted se expone a ellos. Un médico otorrinolaringólogo alergista, es el profesional capacitado para evaluar cuál es su alergia e informarle si determinada vacuna contra la alergia es la correcta para usted.

 
¿A quiénes se puede tratar con vacunas?
 

Las vacunas contra la alergia se recomiendan para pacientes que tiene asma alérgica, rinitis/conjuntivitis alérgica y alergia a la picadura de insectos Así como también, en aquellas personas alérgicas al los ácaros, pólenes, pastos, caspa de animales y plumas. No se recomiendan las vacunas para las alergias alimentarias.

 
Antes de tomar la decisión de comenzar con vacunas contra la alergia, se deben considerar los siguientes aspectos:

  • La extensión de la temporada de alergias y la gravedad de sus síntomas
  • Si los medicamentos y/o cambios en su entorno pueden controlar sus síntomas de alergia
  • Su deseo de evitar el uso de medicamentos de uso prolongado
  • Tiempo: la inmunoterapia requiere tiempo de compromiso
  • Costo: puede variar según su región y el seguro médico

La inmunoterapia para niños es muy efectiva y, a menudo, bien tolerada. Puede evitar la aparición de nuevas sensibilidades a los alérgenos o el progreso del asma.

 
¿Cómo trabajan las vacunas contra la alergia?


Las inyecciones o gotas tomadas contra la alergia actúan como una vacuna. Su cuerpo responde a las cantidades inyectadas de un alérgeno en especial (que se suministran en dosis que aumentan gradualmente), poco a poco, desarrollando resistencia y tolerancia a éste. Las vacunas contra la alergia pueden hacer que los síntomas de alergia disminuyan, sean mínimos o desaparezcan cuando usted está nuevamente expuesto al/a los alérgeno/s que están en la vacuna.
 

Generalmente, hay dos fases en la inmunoterapia: Iniciación y mantenimiento. La fase de iniciación, que generalmente va desde los tres a los seis meses, implica recibir inyecciones en cantidades crecientes. La frecuencia de las inyecciones es de una por semana. Sin embargo, las vacunas se pueden hacer en gotas, las cuales se aplican debajo de la lengua, dos veces a la semana

 

La fase de mantenimiento comienza cuando se alcanza la dosis más efectiva. La dosis es diferente según la persona, según el nivel de alergia del paciente y su respuesta en la fase de iniciación. Una vez que se llega a la dosis de mantenimiento, hay períodos más extensos entre las inyecciones, generalmente, de dos a cuatro semanas

 
¿Cuándo me sentiré mejor?
 
Sin duda alguna, con nuestro tratamiento usted puede ver mejoría de los síntomas hasta en un 70% a los 5 meses de tratamiento, lo que le garantiza que a los 8 meses, habrá mejorado hasta en un 95%

Una falta de respuesta a las vacunas se puede deber a:

  • Niveles elevados de alérgenos en su entorno
  • Una gran exposición a desencadenantes no alérgicos (por ejemplo, humo de tabaco)
  • Falta de aplicación de la vacuna
  • Falla en la dieta

Si no hay mejoría luego de un año de mantenimiento con vacunas contra la alergia, su alergista analizará con usted otras opciones de tratamiento.
 
¿Cuándo se deberían interrumpir las vacunas contra la alergia?
 
Cuando el médico luego de un examen minucioso, se asegure de la remisión de los síntomas. Sin embargo deberá de ser vigilado el paciente por varios meses. La duración del tratamiento y los resultados varían en cada paciente.
 
¿Cuáles son las posibles reacciones contra la vacuna?


Hay dos tipos de reacciones adversas que ocurren con las vacunas contra la alergia:
 
1. Las reacciones locales
 
Son bastante comunes y se manifiestan como enrojecimiento e hinchazón en la zona de la inyección. Eso puede suceder inmediatamente o varias horas luego del tratamiento.
 
2. Las reacciones sistémicas
 

Son muy raras con nuestro método, y son generalmente moderadas y normalmente responden con rapidez a los medicamentos. Los signos incluyen síntomas de alergia más marcados como estornudos, congestión nasal o ronchas.

 
Consejos para la salud

  • Las vacunas contra la alergia son un tratamiento que apunta a fortalecer su tolerancia a las sustancias que disparan los síntomas de alergia.
  • Las inyecciones o las gotas contra la alergia actúan como una vacuna. Su cuerpo comienza a responder a las cantidades de alérgeno inyectadas o tomadas desarrollando resistencia y tolerancia a este.
  • Si bien, la mayoría de las personas pueden experimentar una reducción permanente de sus síntomas de alergia, otras pueden no responder a las vacunas contra la alergia.
  • El alergista puede evaluarlo con respecto a sus alergias y decirle si las vacunas contra la alergia son adecuadas para usted.
  • Las reacciones son posibles, pero su alergista está entrenado para observarlas, y su personal está entrenado para identificarlas y tratarlas.

El tratamiento correcto puede marcar la diferencia entre sufrir con una enfermedad alérgica y sentirse mejor. Al visitar nuestro consultorio, se puede tener un diagnóstico exacto, un plan de tratamiento que funciona e información que lo ayudará a controlar su enfermedad.