1. ¿Qué es la alergia?
La alergia es una reacción anormal (exagerada) del organismo ante la presencia de una sustancia que él considera extraña. Esta sustancia en la mayoría de las personas resultan inofensivas, pero en pacientes que son alérgicos (más sensibles a las sustancias extrañas) puede representar grandes problemas. Esas sustancias las podemos: inhalar (polen, ácaros, moho), ingerir (alimentos como leche, huevo, maní/cacahuate, tomate, etc.) o tocar como es el caso de los químicos (látex, detergente, formaldehido, etc.)

2. ¿La alergia es hereditaria?
Lo que se hereda no es la alergia, sino la predisposición que tienen los hijos de padres alérgicos a tener una alergia. Implica a muchos genes en el desarrollo de esta predisposición, habiéndose comprobado que la condición atópica está más ligada a una herencia poligénica (varios genes). A esta predisposición le he llamado: Riesgo Hereditario. Cuando un niño es hijo de padres alérgicos el riesgo hereditario es de un 50-75% de posibilidad de desarrollar alergia. Si es sólo uno de los padres el que es alérgico, la posibilidad se reduce en un 25-30%. Si fuera el caso de que ninguno de los padres es alérgico, pero ya tienen un hijo atópico, la posibilidad de que el segundo hijo sea alérgico es de 20-25%. Este porcentaje baja a un 10-15% cuando no existen antecedentes familiares ni en padres o hermanos.

3. ¿Por qué nos hacemos alérgicos?
El hacerse alérgico depende de dos factores. El primero es la herencia genética, el riesgo hereditario. El segundo factor es la exposición a las sustancias capaces de inducir alergia, los llamados alérgenos. Si alguien está expuesto a alguna sustancia en cantidades mayores de lo habitual, durante un tiempo prolongado, o repetidas veces, puede llegar a hacerse alérgico, aunque por herencia no estuviera particularmente predispuesto. La alergia va ligada a la cantidad de alérgeno a la que se expone una persona y al tiempo de exposición; por lo tanto, cualquier persona puede desarrollar una alergia en cualquier época de su vida.

4. ¿A qué nos hacemos alérgicos?
Nos hacemos alérgicos a las sustancias con las que tenemos contacto en nuestro ambiente (principalmente). Pueden ser alimentos, medicamentos, materiales del trabajo, y sobre todo partículas que llegan a nosotros por vía respiratoria. Las más frecuentes son los inhalados biológicos (ácaros del polvo, hongos, pólenes), los alimentos y los químicos.

5. ¿Lo de mi hijo es asma o es alergia?
En realidad ésta es una de las preguntas más difíciles que me hacen y la que más me cuesta responder. ¿Es asma o es alergia?, en realidad es asma y es alergia (por separado) o bien pueden ser las dos juntas. El asma es una inflamación crónica de las vías respiratorias inferiores (inflamación de los bronquios), la cual puede estar inducida por la alergia hasta en el 90% de los casos (varía de acuerdo al autor).
Ahora bien, el paciente alérgico puede tener manifestaciones de su alergia en los bronquios y ocasionar los mismos síntomas que el asma, sin que sea asma como tal. Sin embargo, es muy difícil separar una de otra, porque en la mayoría de los casos coexisten (existen juntas, en un solo paciente).

6. ¿Qué son los alérgenos?
Se llama alérgeno a cualquier sustancia capaz de desarrollar una respuesta alérgica. En general suelen ser sustancias que comúnmente no son nocivas; como es el caso de los alimentos, pólenes, medicamentos, etc. Sin embargo estas sustancias en individuos predispuestos pueden causar problemas (reacciones alérgicas.

7. ¿Qué es la alergia a los alimentos?
Una alergia a los alimentos es una afección en la cual el sistema inmunológico identifica erróneamente a una proteína del alimento como una amenaza e intenta proteger al organismo contra ella, liberando sustancias químicas en la sangre. La liberación de estas sustancias químicas resulta en los síntomas de una reacción alérgica.
Las proteínas de alimentos más frecuentes que pueden producir alergia son: caseína (leche), gluten (trigo), albúmina (clara del huevo), azúcar de caña, manzana, plátano, fresas, soya y tomate.

8. ¿Cuáles son los síntomas de una reacción alérgica a un alimento?
Una reacción alérgica a un alimento puede comenzar con una sensación de hormigueo en diferentes partes del cuerpo (manos, cuello, cara, boca), comezón o un gusto metálico en la boca. Otros síntomas pueden incluir urticaria, una sensación de calor, jadeos y otras dificultades respiratorias, tos, hinchazón de la boca y garganta, vómitos, diarrea, retorcijones, caída de la presión arterial y pérdida de conciencia. Estos síntomas pueden ocurrir desde algunos minutos hasta dos horas luego de la exposición al alérgeno, pero las reacciones potencialmente mortales pueden empeorar a medida que transcurren las horas.
Con frecuencia en niños y adultos la alergia se puede manifestar porque la persona presenta estornudos, congestión nasal y/o moco blanco espeso. Los síntomas no son sólo agudos (inmediatos en los primeros días o mes). También pueden ser crónicos (persisten por varios meses o años) como es el caso del estreñimiento, vaginosis, distención abdominal, dolor de cabeza, tos seca, etc.

9. ¿Cuáles son las enfermedades alérgicas más comunes?
Las enfermedades alérgicas más frecuentes son: el asma, la rinitis alérgica, la conjuntivitis alérgica, la dermatitis atópica, la urticaria y la reacción alérgica por alimentos.

  • El asma que se manifiesta por; tos persistente más frecuente de noche, madrugada o de mañana; falta de aire al respirar, tos y falta de aire con el ejercicio y silbidos en el pecho (pueden ser algunos o todos los síntomas anteriores)
  • La rinitis alérgica que se manifiesta como escurrimiento nasal (moco fluido y transparente), estornudos, comezón y obstrucción de la nariz, en forma persistente y que se puede agravar al respirar ciertas sustancias o con cambios de clima o en algunos meses del año.
  • La conjuntivitis alérgica que en la mayoría de los casos acompaña a la rinitis alérgica pero puede presentarse sola y se manifiesta como ojos rojos que producen comezón y ardor, molestias con la luz del día, ocasionalmente secreción blanquecina escasa (no infección).
  • La dermatitis atópìca que aparece a edades tempranas y se ve como piel seca, “granitos” en las mejillas, caspa en el cuero cabelludo. Si el niño es más grande, la piel de los pliegues de sus brazos y piernas estará reseca, gruesa, o bien, se ve húmeda y roja con el aspecto de “llorosa”.
  • La urticaria que consiste en aparición de ronchas en diferentes partes del cuerpo, dan mucha comezón. Puede ser aguda cuando dura de horas a unos pocos días y la forma crónica cuando estas ronchas duran más de 6 semanas.
  • La alergia a los alimentos, se presenta a edades muy tempranas como cólicos en el lactante, piel seca o manchas blancas, puede causar síntomas como vómitos, distensión del abdomen, dolor de abdomen, diarreas con moco o sangre. También síntomas respiratorios como asma.

10. ¿Qué son las vacunas para la alergia?
La vacuna alergénica (anti-alérgica) es aquella preparada exclusivamente para la persona que es alérgica. Se realiza de acuerdo a los resultados obtenidos en las pruebas alérgicas y con las sustancias a los que la persona resultó alérgica.
Con la aplicación de la vacuna alergénica (también conocida como vacuna anti-alérgica) la enfermedad no sólo no avanza sino que, además está demostrado que en el peor de los casos, la inmunoterapia (tratamiento con vacunas) reduce: la medicación y los síntomas; y habitualmente, en un porcentaje elevado de casos, elimina por completo el uso de medicamentos para tratar la alergia. Con esto se demuestra que, la inmunoterapia ejerce un importante papel preventivo y curativo en los procesos alérgicos.

11. ¿Cuál es el mejor tratamiento para detener los síntomas de la alergia?
Es sin lugar a duda, la evitación del alérgeno (sustancia extraña al organismo, ej. Polen, ácaros) y el uso de inmunoterapia (vacunas) son los únicos tratamientos que modifican el curso natural de la enfermedad alérgica. Lo anterior lo pueden hacer ya sea, previniendo el desarrollo de nuevas sensibilizaciones y/o alterando la historia natural de la enfermedad. Modificar o alterar la historia normal de la enfermedad significa que, la vacunación alergénica impide que de una rinitis o una conjuntivitis progresen a tal grado que se puedan complicar con el paso de los años a un punto de poder desarrollar asma.

*No lo piense más, acabe con los molestos síntomas de la alergia y tenga una mejor calidad de vida. Comuníquese con nosotros, tenemos la solución que tanto estaba esperando. Haga hoy su cita al teléfono (506) 2263-9880.