¿Qué es la otitis media?
 
Es una inflamación del oído medio, y ocurre secundaria a una infección del tracto respiratorio superior. Estas infecciones son debidas a bacterias o virus y se relacionan con resfriados recientes o con cuadros alérgicos. Puede ocurrir en un oído o en los dos. Es más frecuente en niños pequeños por debajo de los cinco años; en niños que toman tetero y los que permanecen en guarderías. En niños mayores y en adultos también puede presentarse.
 

Produce dolor  y generalmente afecta el sueño del niño y de los padres. Con frecuencia disminuye la audición al limitar la movilidad del tímpano, produciendo trastornos en la adquisición del lenguaje. Si no se trata a tiempo la infección puede extenderse a la mastoides. Se debe tratar rápidamente y con la ayuda de su médico.

 

Si el niño todavía no habla, es necesario estar atento a los signos de infección que se pudieran manifestar:

  • Tironeo de los oídos
  • Llanto más frecuente que lo usual
  • Secreción en el oído
  • Dificultad para dormir
  • Problemas con el equilibrio
  • Problemas auditivos.

 

¿Cuál es la causa de la otitis media?

 

La otitis media aguda es causada por bacterias o virus que entran desde la nariz o de la garganta, ascienden por la trompa de Eustaquio y alcanzan el oído medio. Esto ocurre cuando la trompa no trabaja bien y es más frecuente cuando esta inflamada, por un resfriado, sinusitis, una infección de garganta o un ataque de alergias. Una infección del oído medio produce dolor de oído, una membrana timpánica roja y a la otoscopia se puede apreciar moco o pus por detrás del tímpano. Algunas veces el tímpano se rompe y sale la pus a través del conducto auditivo externo. Pero en general la pus permanece en el oído medio, porque la Trompa de Eustaquio esta inflamada y no permite drenarla. Si este líquido permanece en el oído medio se habla de otitis media con efusión y puede durar un tiempo largo (en ocasiones hasta meses).

 

¿Cuáles son los síntomas?

 

El más importante es el dolor de oído con sensación de oído tapado, algunos niños no pueden explicarlo y se jalan la oreja. La fiebre es más frecuente en los niños. La audición está disminuida, por falta de vibración del tímpano, lo cual es reversible con tratamiento. Si no hay tratamiento adecuado sin embargo la pérdida de audición puede ser crónico o permanente.

 

¿Cómo se diagnostica?

 

El médico especialista para diagnosticar y tratar estos padecimientos es el otorrinolaringólogo. El cuál determinará a través de un examen físico la afección que presente el oído y el tratamiento a seguir por parte del paciente. Durante el examen el médico mira los oídos (usando un otoscopio)  y puede determinar si los oídos están rojos y si hay líquido detrás del tímpano. Después del episodio agudo se pueden realizar exámenes auditivos, como una audiometría la cuál mide el nivel de audición,y una impedanciometria la cual mide la presión del oído medio y ayuda al médico a decidir cuál es el tratamiento.

 

¿Cuál es el tratamiento?

 

El médico prescribe uno o más medicamentos al paciente. Uno puede ser un antibiótico contra la infección. Generalmente el antibiótico controla el dolor rápidamente, pero la infección necesita un tiempo más largo de tratamiento. Es importante que el medicamento se tome por el tiempo indicado el cuál varía de 10 a 14 días. Puede ser necesario usar un antihistamínico con descongestionante si hay un resfriado asociado, como también un analgésico antipirético.

 

¿Qué otros tipos de tratamientos pueden ser necesarios?

 

La mayor parte de las veces la otitis media mejora con tratamiento adecuado. En algunos casos puede ser necesario un tratamiento quirúrgico y este debe ser recomendado por su médico especialista. El otorrinolaringólogo es el médico encargado de examinar al paciente a cualquier edad y hablar sobre el tipo de cirugía a realizar, generalmente una miringotomía con colocación de tubos ventilatorios. La miringotomia es una incisión en el tímpano la cual permite drenar el liquido del oído medio y los tubos ventilatorios ayudan a ecualizar la presión entre el oído externo y el oído medio, previniendo la acumulación de líquido en los oídos.

 

En algunos casos las infecciones recurrentes de adenoides o de amígdalas ocasionan otitis media, por lo cual está indicada la cirugía llamada adenoamigdalectomía (donde se extraen las amígdalas y las adenoides) al mismo tiempo que se le practica la colocación de tubos ventilatorios. El tratamiento de las alergias debe hacerse en caso de estar presentes, de otro modo pese a las cirugías el paciente continuará con el problema.