Cirugía Endoscópica de Senos Paranasales

Los senos paranasales son cavidades recubiertas por mucosa y ocupadas por aire, le dan volumen a la cara sin aumentarle peso, producen moco que ayuda a la lubricación del tracto aéreo digestivo. Se comunican a la nariz a través de pequeños orificios. Mientras estén trabajando en forma adecuada no nos percatamos de ellos, pero cuando con cierta frecuencia están comprometidos en procesos infecciosos o inflamatorios, producen síntomas. Cuando esto ocurre se habla de sinusitis. La sinusitis es causada por un seno bloqueado, inflamado o infectado. Los síntomas son: obstrucción nasal, producción de moco verde o amarillo de mal olor, dolor facial o de la cabeza y disminución del olfato.

La mayoría de los pacientes mejora sin tratamiento o con tratamientos con antibióticos, gotas nasales, o spray nasales. En pocos casos si no se realiza un tratamiento adecuado se pueden presentar complicaciones como infecciones del ojo o del cerebro que pueden variar en severidad. Algunos pacientes necesitan una cirugía endoscópica de senos paranasales, sobre todo en casos de sinusitis severa o en complicaciones de esta.

Por otra parte, la poliposis nasal es otra entidad médica que se puede complicar. Es la aparición de formaciones nasales en forma de “uva” que obstruyen el paso de aire a través de la nariz y la salida de moco a través de los senos paranasales. El tratamiento para este tipo de padecimiento es la cirugía endoscópica de senos paranasales

¿Qué es la cirugía endoscópica de senos paranasales?

Es el nombre dado a la cirugía que nos ayuda a tratar la sinusitis aguda recurrente, la sinusitis crónica refractaria a tratamiento médico, la poliposis nasal, la refección de algunos tumores y la reparación de defectos neurológicos y de la órbita entre otros. Generalmente se realiza a través de la nariz y no necesita incisiones en la piel o la boca.

¿Cómo se realiza la cirugía?

Generalmente se realiza con anestesia general, Se realiza a través de la nariz con la ayuda de endoscopios (microscopios) rígidos que tienen diferentes angulaciones y permiten observar la anatomía en una forma detallada, y permiten realizar los cambios en la nariz y los senos paranasales que le permitan a estos tener un drenaje y una aireación adecuada. Es un método bastante seguro para el tratamiento de la sinusitis y demás padecimientos.

¿Qué sucede después de la cirugía?

Después de la cirugía puede sentir la nariz un poco tapada por la presencia de un taponamiento nasal, el cual es necesario en algunos pacientes. La obstrucción nasal puede durar varios días aun después de retirar los tapones, y sentir un poco de presión en la cara, la cual se puede aliviar con analgésicos. La nariz no debe sonarse durante un tiempo y es preferible aplicar gotas de solución salina para permitir la limpieza de las secreciones que se van produciendo. Es normal tener una secreción muco sanguinolenta durante las primeras dos semanas y esta irá disminuyendo poco a poco. Es importante permanecer alejado de contaminantes y humo de cigarrillo al menos durante la recuperación.

¿Cuándo puede regresar a trabajar?

Generalmente el paciente sale para la casa el mismo día de la operación (cirugía ambulatoria) y debe permanecer en reposo en ella por una semana. Si en su trabajo debe hacer fuerza, levantar objetos pesados debe permanecer incapacitado por mínimo dos semanas. El paciente debe seguir estrictamente las recomendaciones que el médico le dé, y cumplir con las visitas post quirúrgicas.

¿Cuáles son las posibles complicaciones?

  • Toda cirugía conlleva algún riesgo, y puede tener efectos secundarios. Las complicaciones son infrecuentes, y usted debe conocerlas:
  • Sangrado: es un riesgo en la operación. Puede haber sangrado en pequeñas cantidades durante varios días después de la cirugía. Un sangrado profuso es raro, y es muy infrecuente necesitar una transfusión.
  • Problemas oculares: los senos paranasales están muy cerca de la órbita, por lo tanto algunas veces se pueden presentar morados (moretones) en los parpados. Esto es una complicación menor y se mejora sin tratamiento. Es muy importante que el paciente no se suene la nariz. Un sangrado mayor dentro de la órbita es muy raro. Puede causar edema del ojo, visión doble y muy raramente perdida de la visión. Si esto ocurriera es posible que se necesiten otras cirugías y la ayuda de un especialista de los ojos.
  • Fístula de líquido céfalo-raquídeo: los senos para nasales se encuentran muy cerca de la base del cráneo. Esta cirugía tiene un riesgo bajo de dañar este hueso, el cual es muy delgado y producir una fístula del liquido céfalo raquídeo. Si esto ocurriera debe permanecer en el hospital y requerir una intervención adicional para tapar la fístula. En casos muy raros se puede diseminar la infección hacia el líquido produciendo una meningitis.

¿Con que frecuencia se presentan las complicaciones?

En general las complicaciones grandes son muy raras. Complicaciones oculares se calculan en una en quinientas cirugías, sin presencia de pérdida de la visión. Fístulas se presentan una entre mil cirugías y generalmente se detectan y corrigen durante la misma cirugía. Las complicaciones menores como los sangrados nasales son más frecuentes. Uno de cada cuatro presenta un sangrado leve persistente después de la cirugía, necesitando ir a la clínica en algunos casos.