¿Qué causa las hemorragias nasales?
 

Unas de las funciones de la nariz es calentar y humidificar el aire que respiramos. La nariz está forrada de muchos vasos sanguíneos que se encuentran cerca de la superficie nasal, y que a su vez pueden dañarse o sangrar con mucha facilidad. Una vez que un vaso sanguíneo comienza a sangrar, la pérdida de sangre tiende a repetirse ya que el coágulo o costra tiende a desplazarse fácilmente. Las hemorragias nasales, llamadas epistaxis, pueden ser sucias e incluso dar miedo o asustar, pero normalmente tienen peor pinta de lo que en realidad son. Muchas pueden tratarse en casa, aunque siempre deberán de acudir con su médico especialista en otorrinolaringología.

 

Algunas de las causas comunes de las hemorragias nasales incluyen:


 

• El aire seco, caliente y de interior, seca las membranas nasales y causa que se agrieten o que se les haga una corteza, y entonces sangren cuando se frote, se hurgue o se sacuda la nariz (más común en los meses de invierno).
• Los climas secos, calientes y de humedad baja pueden secar la mucosa de las membranas nasales.
• Los catarros o resfriados (infecciones respiratorias superiores), la sinusitis y otras afecciones nasales que ocasionan los episodios repetidos de estornudos, tos, y otras que en consecuencia dañan y ejercen presión sobre la nariz.
• Sonarse la nariz vigorosamente o hurgarse en la nariz vigorosamente ocasiona sangrado nasal (epistaxis).
• Meterse un objeto extraño en la nariz.
• Una lesión en la nariz y/o en la cara.
• Rinitis alérgica y no-alérgica (inflamación de las paredes nasales).
• Uso de medicamentos anticoagulantes que disuelvan la sangre (como la aspirina, los medicamentos anti-inflamatorios sin esteroides, warfarina, y otros).
• Aumento de la presión arterial.
• Irritantes químicos (ej. cocaína, elementos químicos industriales, y otros).
• Tabique desviado.
• Tumores o trastornos hemorrágicos heredados (raros).

• Operaciones quirúrgicas en la cara o en la nariz.

 

¿Cómo puedes parar las hemorragias nasales?
 
Sigue estos pasos para parar las hemorragias:
• Relájate
• Siéntate e inclina tu cuerpo y tu cabeza ligeramente hacia delante. Esto evitará que la sangre vaya hacia tu garganta, lo que puede causar náusea, vómitos, y diarrea. (NO te tumbes horizontalmente ni pongas la cabeza entre tus piernas.)
• Respira por la boca.
• Usa pañuelos de papel o toallitas para asearse húmedas para parar la sangre.
• Usa tu dedo pulgar y tu dedo índice para apretar las dos partes blandas de tu nariz, cerrándola. Asegúrate de que aprietas la parte blanda contra el caballete duro y huesudo que forma el puente de la nariz. Si aprietas en la parte del hueso de la nariz o más arriba, no pondrás presión donde es necesaria para ayudar a parar la hemorragia.
• Sigue apretando la nariz continuamente durante por lo menos 5 minutos (de reloj) antes de asegurarte de que la hemorragia ha parado. Si tu nariz sigue sangrando, continúa apretándola durante otros 10 minutos.

 

  • Puedes rociar un spray descongestionante nasal de los que se compran sin necesidad de receta médica, como la oxymetazolina  en el lado de la nariz con hemorragia y luego presionar la nariz como se ha descrito anteriormente. ADVERTENCIA: Estos spray descongestionantes tópicos no deben de usarse a largo plazo (máximo 3 días).
  • Una vez que haya parado la hemorragia, NO te inclines; no te tuerzas ni/o levantes nada pesado; y NO te suenes, te frotes o te hurgues en la nariz durante varios días.
  • Visita cuanto antes a un especialista en otorrinolaringología. Él es el único médico autorizado para resolverte el problema, esclarecer la causa y darte el mejor tratamiento.
¿Bajo qué circunstancias debo de buscar atención médica urgente e inmediata?

Busca atención médica urgente de tu médico o de la sala de urgencias si:

  1. Si no puedes parar la hemorragia después de 15 a 20 minutos o más de presionar directamente la nariz.
  2. Si has tenido repetidos episodios de hemorragias.
  3. Si la hemorragia es rápida o la pérdida de sangre es cuantiosa (excede una taza de café).
  4. Si la hemorragia fue causada por una lesión, como una caída o cualquier otro golpe a la nariz o cara.
  5. Si te sientes débil o mareado.
  6. Si la sangre está yendo a la parte posterior de tu garganta en vez de por delante a través de tu nariz, aunque estás sentado con tu cuerpo y tu cabeza apoyados ligeramente hacia delante. Esto puede indicar un trastorno más raro, pero más serio, “hemorragia nasal posterior”, que siempre requiere la atención de un médico especialista en otorrinolaringología. Este trastorno ocurre más a menudo en la gente de mayor edad y en individuos con presión arterial alta.

Llama a tu médico si:

  • Tienes hemorragias nasales a menudo.
  • Tienes una hemorragia nasal que parece haber coincidido con el comienzo de una nueva medicación.
  • Tienes hemorragias nasales que van acompañadas de hematomas/moratones inusuales por tu cuerpo. (Esta combinación puede indicar un trastorno más serio y necesitará que tu médico lo investigue.)
¿Cómo puede tratar un médico de la sala de urgencias la hemorragia nasal?

 
El médico te hará preguntas sobre tu hemorragia nasal y examinará tu nariz para intentar determinar el origen de tu hemorragia nasal. Él o ella usará un pequeño espéculo para mantener la nariz abierta y puede usar varias fuentes de luz o un endoscopio (un microscopio con luz) para mirar dentro de las vías nasales. Tu médico puede usar medicamentos tópicos para anestesiar (insensibilizar) las paredes de tu nariz y para encoger los vasos sanguíneos nasales. El médico también puede quitar los coágulos y costras que estén dentro de tu nariz. Esto puede ser molesto pero no necesariamente doloroso. A veces también suelen hacer rayos-x o análisis de sangre.
 

¿Cuál es el tratamiento de la epistaxis?
 
El tratamiento dependerá de la causa que origina el sangrado y puede incluir:

  1. Cauterización – Cierre de los vasos sanguíneos que sangran mediante el uso de sustancias químicas (nitrato de plata) o energía caliente (electro cauterización).
  2. Taponamiento nasal –poner tiras o gasas en la cavidad nasal para crear una presión en la zona de la hemorragia. De forma alterna, se pueden usar otros materiales que fomentan la coagulación.
  3. Ajuste en los medicamentos que tomas –reducir o parar la cantidad de medicamentos anticoagulantes que se toman puede ser útil. Además, puede que sean necesarios medicamentos para controlar la presión arterial.
  4. Extirpación de los cuerpos extraños
  5. Reparar la fractura nasal
  6. Corrección del tabique desviado
¿Qué puedo hacer para prevenir las hemorragias nasales?
  • Usa un spray nasal de solución salina o gotas nasales de solución salina dos o tres veces al día en cada agujero nasal. Estos productos se pueden comprar sin necesidad de tener una receta médica o pueden hacerse en casa. (Para hacer una solución salina casera: mezclar 1 cucharilla de sal en un cuarto de galón de agua del grifo. Hierve el agua durante 20 minutos, y déjala que se enfríe hasta que esté tibia.)
  • Añade un humidificador a tu caldera o pon un humidificador portátil en tu cuarto por la noche.
  • Evita sonarte la nariz con demasiada fuerza, pero puedes sonártela después de usar los sprays o gotas nasales salinas. Hacerlo suavemente.
  • Estornuda con la boca abierta.
  • Evita poner cualquier cosa que sea sólida dentro de tu nariz, incluyendo dedos o aplicadores de algodón.
  • Limita el uso de medicamentos que aumenten las hemorragias, como la aspirina y el ibuprofeno. Por favor, recuerda que cualquier ajuste a tu medicación, especialmente la medicación con receta médica como la warfarina (Coumadin®), y los medicamentos anti-inflamatorios sin esteroides (siglas en inglés NSAIDs o AINES en español), solo puede hacerse mediante la estricta supervisión de tu médico.
  • Visita a tu médico otorrino alergista si los síntomas de tu alergia nasal no se controlan fácilmente con los medicamentos sin receta médica.
  • Para de fumar. Fumar seca tu nariz y la irrita.